________________
Mostrando entradas con la etiqueta Universidades siglo XXI. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Universidades siglo XXI. Mostrar todas las entradas

viernes, 13 de diciembre de 2013

¿Hacia qué modelo de Educación Superior nos dirigimos?

Este es el téxto integro del debate que se propone en el Foro III Encuentro de Rectores Universia Río 2014. El debate en el formato propuesto por el equipo de dirección técnica, se resumen. Si quiere participar lo puede hacer en la web de UNIVERSIA


Texto original:

[A] La transición de la organización del trabajo de los Blue & White Collar, a los Knowledge Worker.

Los modelos de aprendizaje y el sistema educativos a lo largo de la Historia de la Humanidad, han estado estrechamente relacionados con las necesidades sociales, económicas,  con el estado de la técnica y de la ciencia. Definiendo modelos deferentes de la comprensión de la realidad que les ha tocado vivir.

Hoy estamos en un proceso de transición, que tiene algunas peculiaridades que lo hacen especialmente diferente. La transacción de un modelo industrial, a otro pos-industrial centrado en el conocimiento, está logrando cambios disruptivos de muchos paradigmas con los que hemos construido nuestra realidad actual.

“El avance más importante del siglo XX ha sido como el ser humano ha logrado pasar de crear valor con la fuerza física, a hacerlo con su inteligencia.” Alvin Toffler 1991.

Blue&White Collar (Taylorismo):  De la organización del trabajo científico, con estructura jerárquica (casi a semejanza del ejercito), que define organizaciones  verticales, rígidas, burocráticas, generalistas, y lentas a los cambios. Donde se ha pasado de las cadenas de producción a los trámites interminables y papeleos infinitos, a las copias por duplicado y a las listas interminables de visados que en estructuras verticales y muy jerarquizadas solo unos pocos podían hacer. Propias de estructuras sociales con niveles bajos de educación y cualificaciones profesionales.

Las necesidades del trabajo pasa por simplificar, y acelerar procesos, por corregir  los errores del modelo anterior y flexibilizar la organización del trabajo. En este cambio que se inicio en los 50s, surge a principios de los 90 una nueva figura.

Knowledge Worker (Peter Druker 1991): una mayor capacitación de los profesionales en la comprensión de los procesos, flexibiliza el trabajo. Este pasa de modelos verticales a modelos horizontales. Se definen modelos más dinámicos, más rápidos en la adaptación al cambio permanente, donde  el concepto del Capital Humano (Gary Becker, Premio Novel en Economía 1991.) El conocimiento y la forma de generar valor con él, supone uno de los activos económicos y de progreso más importantes.



[B] La Teoría de los Rendimientos Decrecientes del Capital Humano (TRDCH).

El conocimiento y la experiencia pierden valor con el tiempo, de forma directamente proporcional a la velocidad de los avances tecnológicos y científicos. Y aunque este hecho no es nuevo, pues siempre ha ocurrido, por primera vez se comienza a observar que existe una aceleración de estos procesos, y que en periodos de tiempos de 7 a 10 años, sino se está en un proceso de reciclaje permanente de conocimientos y habilidades, estos rápidamente pierden su valor competitivo, para pasar a generar un valor comparativo.

Esta situación, plantea un escenario en el mercado de trabajo alarmante, por un lado el valor del Capital Humano es decreciente, y tras alcanzar su cota más alta entorno a los 7 u 8 años, este comienza de decrecer rápidamente. Por otro lado el coste laboral tiende a crecer progresivamente entorno a un 3% interanual, lo que genera que a los 10 ó 12 años de actividad laboral el valor del trabajo que un profesional aporta puede ser inferior a su coste laboral.

Esta situación, plantea la necesidad de crear estructuras de aprendizaje permanentes que se caractericen por:
-        Abandonar los modelos holísticos que se definían para crear expectativas de trabajo, para pasar a otros modelos de educación orientados a las  competencias (learning outcomes) orientados a crear oportunidades laborales.
-        Dejar de definir modelos educativos centrados en Grados y Master (verticales), para pasar a estructuras horizontales que permitan el aprendizaje a lo largo de toda la vida (Lifelong Laerning.)


Nota:  Hablando de este tema, en base a un artículo publicado en la Revista del IEE nº 3 y 4 de 2011, el Catedrático Juan Vicente Sánchez-Andrés, me facilita la siguiente referencia que considero de interés: “[…] te comenté sobre un libro en el que hablaba, de los datos contrastados del efecto de la práctica deliberada y del papel de deterioro de la rutina en la práctica de nivel. Que es consistente con tu teoría de los rendimientos decrecientes. El libro es: G. Colvin, “Talent is overrated. What really separares world-class performers from eveybody else.”


[C] Las TICs y la revolución educativa y didáctica.

Efectos inmediatos sobre los sistemas educativos y sus modelos:
-        Formación más corta (tiempo), directa y orientada a conocimientos y competencias más precisas: La desaparición del espacio y el tiempo en la oferta formativa a través de eLearning, permite romper uno de los paradigmas más resistentes de la educación superior. Las estructuras de 4+1 o 3+2, se corresponde a una visión de la educación superior del siglo XVI ó XVII, cuando las universidades estaban en provincias lejanas y sus conocimientos debían de valer para toda la vida.
-        Sostenibilidad de la Educación: Mientras que otros sectores de la economía se han adaptado a la automatización de procesos y a su optimización, la educación superior aún se caracteriza por un uso intensivo de las personas en sus procesos. Aún hay profesores que dictan 4 ó 6 veces una misma clase a lo largo de una misma semana. El modelo de Salman Khan, que ha dado lugar a la Khan Academy, que es una alternativa real para superar este reto, si bien posiblemente en el futuro más cercano haya otras opciones interesantes.
-        Sostenibilidad Económica del Modelo educativo: en el año 2012 la consultora Ernst&Young elaboró el informe University of the Future - http://www.ey.com/AU/en/Industries/Government---Public-Sector/UOF_University-of-the-future - En él se plante importantes retos que las Universidades han de afrontar. Un análisis posterior realizado por la consultora VKMC, analiza que la sostenibilidad de los modelos de educación superior están en tela de juicio, con independencia de su sistema de financiación pública (modelo europeo) o privado modelo americano.


[D] La globalización, el nuevo mercado de trabajo y educativo del siglo 21 (y no XXI)

La formación en este nuevo siglo debe estar programada, para una realidad bien distinta a la que hemos conocido hasta ahora. Fundamentalmente debe tener en cuenta:
-        Un mundo Global, que hará que el mercado de trabajo sea global, y deberemos abandonar ideas y argumentos locales, regionalistas o autárquicos.
-        Un mercado de trabajo más competitivo, que ha de centrarse en la diferenciación. Y esta se logrará a través de la especialización. Lo que significa en los próximos 10 años, veremos como el 90% de las titulaciones que habrá en 2025 hoy aún no existen.
-        La oferta formativa universitaria deberá cambiar, y sus estrategia comercial también. Es incomprensible que haya en un mismo país 70 facultades de periodismo, económicas, derecho, marketing o ADE, que formen todos los años egresados como churros para mandar a un mercado de trabajo saturado de egresados formados para un mundo teórico. La universidades deberán buscar su especialización en aquellas ramas o actividades que hagan que su oferta formativa sea la de mayor calidad, para un mercado global. Esta oferta formativa la tendrán que programar para toda la vida laboral del profesional, y tener que actualizar año tras año.
-        Estamos entrando en la segunda fase de la revolución tecnológica, la primera fue la de las TICs centrada en la automatización de procesos, la segunda en la que ya estamos entrando será la revolución de la robótica. Esto supondrá un cambio aún mayor de la realidad del mercado de trabajo, y del sistema educativo.




Todo ello dibuja una realidad bien distinta para el futuro más inmediato.
El sistema educativo ha de ser capaz de asumir un cambio de objetivos, formas, métodos y ecosistemas, para hacer frente a los nuevos retos del siglo 21.

Nuevos paradigmas del conocimiento Ubicuo, nuevos modelos educativo y didáctico, nuevos horizontes del conocimiento, una aceleración de la descapitalización del conocimiento que será permanente y muy intensa en los próximos años, una demanda global, una competitividad cada vez más feroz de las propias universidades por un espacio y prestigio que crear, defender y mantener.

Y todo esto a la vez en un escenario al que no se le ha sabido reconocer la importancia de establecer unos criterios de normalización en la definición de una taxonomía sobre la que construir el conocimiento. Europa ha definido el EQF, pero España y otros países miembros, a través de las estructuras de gobierno de las universidades han visto en estas iniciativas una amenaza directa a su status quo, y han paralizado-bloqueado estos procesos. Necesitamos la profesionalización de las Universidades, líderes con visión estratégica, que sean capaces de guiar a las universidades y a los equipos de profesionales que las componen, a liderar la investigación y la oferta formativa de referencia del siglo 21, y de no ser así arriesgarse a los vaticinios que Ernst&Young trasladan a las Universidades de Australia en nuestras propias organizaciones.



Posición (a)

Hacia un modelo de transformación de las Universidades.
El nuevo sistema educativo, ha de entender que las bases del conocimiento ya no están centradas en modelos teóricos, sino en casos de éxito que generan conocimientos útiles. Por consiguiente, el sistema educativo por si mismo ya no genera la demanda educativa, sobre la que se define los perfiles profesionales que demanda el propio mercado laboral, sino que ahora es totalmente a la inversa, es el propio mercado de trabajo quien define los perfiles que las universidades deberán comenzar a formar.

Las Universidades deberán de volcarse en el desarrollo de nuevo conocimiento, centrando una parte importante de su actividad en el campo de la especialización y de la Investigación.  La generación de nuevo conocimiento, ya no podrá venir desde un plano teórico y distante de la realidad social y económica, sino tendrán que establecerse  alianzas con empresas que permitan focalizar recursos para desarrollar new-know-how y new-know-do. En los más de 15 años de Knowledge Management en el sector empresarial vinculado a la innovación de procesos, se ha visto que las técnicas del Bechmarking o las Best-practices, finalmente no tienen un gran valor empresarial, pues copiar un traje hecho para otra persona, rara vez queda mejor que el del original.

El conocimiento, ha de aprenderse a generar en cada organización, para crear valor diferencial,  es aquí donde el Capital Humano jugará un papel clave. Las Universidades deben centrarse, no solo en liderar determinadas especialidades a nivel Global (algo de por sí es un gran reto), sino que además deben plantear esta estrategia a lo largo de toda la vida laboral de los profesionales, asumiendo los retos de cambios de tecnologías, de las innovaciones tecnológicas y científicas, así como otros retos sociales.

Los Gobiernos de los Estados que tienen entre sus objetivos estar entre los top fifty,  deberán plantear estrategias orientadas a relacionar la educación superior para toda la vida, a la mayor parte de su población (y si, la educación universitaria deberá universalizarse), establecer más niveles sobre los que ir desarrollando las carreras profesionales hasta los 70 años, al tiempo que el retorno de la inversión en educación se logre que sea cada vez mayor, señal inequívoca de una sociedad del bienestar próspera.


Posición (b)

La universidad pública ha muerto, viva los nuevos entes de educación:


 Sebastian Thurn, Ingeniero jefe de Google y fundador de UDACITY, se atreve a vaticinar que como consecuencia de este proceso de cambio que estamos viviendo y en como se está transformando la forma de aprender y de enseñar, en 50 años solo quedaran 10 universidades en todo el mundo.

“Estamos en el momento Napster”, tal y como comento el catedrático Carlos Delgado del Kloos, en la V edición de las Reuniones de Expertos de VKMC.

El sistema de Educación Superior, se ha de enfrentar en los próximos años a una de las transformaciones más profundas a las que jamás ha tenido que enfrentarse. Muchas de las decisiones a tomar, para hacer frente a los retos de este momento, determinará el futuro de la educación superior y el de las Universidades Públicas.

Existen argumentos de peso, que nos obligan a pensar que el modelo actual es insostenible.

“Our research shows the dominant Australian university model – a broad-based teaching and research institution, with a large base of assets and back office – will be unviable in the next 10-15 years.” Ersnt&Young report “University of the Future” 2012.

En este informe realizado para Australia, se determinan cinco elementos que configurarán este gran cambio:


1. Democratización del conocimiento y el acceso.
2. Competencia en los mercados y la financiación.
3. Tecnologías Digitales.
4. Movilidad Global.
5. Integración de la Industria.

“Our major competitor in ten years’ time will be Google...if we're still alive!
There will be 15-20 independent, global brands … the rest will be playing for the silver medal-”

- University Vice-Chancellor

La visión catastrofista que plantea una revolución educativa tan potente que incluso cuestionaría la continuidad de las Instituciones Universitarias (principalmente las públicas) ante los retos que este debate despierta. Son una de las posibilidades que cara al futuro se han de plantear, como posibles. Si bien, no necesariamente en opinión de quien suscribe estas líneas ha de ser la opción mejor ni más deseable.

Pero con independencia, de las opiniones personales, lo cierto es que el panorama que describe  la Consultora Ernst&Young para Australia, tiene muchos puntos de coincidencia, con España, Europa, Estados Unidos, y resto del Mundo.

Por no extenderme mucho, de los 5 puntos que se plantea en el informe, todos ellos son denominadores comunes a nivel global. Uno de los que me ha llamado más la atención, es el punto (2), haciendo referencia a los sistemas de financiación de la Educación Superior.

En un estudio que hemos realizado desde la Consultora VKMC en 2012, hemos llegado a la conclusión que con independencia del sistema de financiación, pública para el caso de España y Europa, o Privada para el caso de los Estados Unidos, ambos sistemas en el periodo 2000-2009 han experimentado un incremento interanual del gasto de la educación que asciende al 27.14% (España, datos de los presupuestos Generales del Estado, Ministerio de Educación), y en los Estados Unidos, según datos de la tasa media interanual de endeudamiento de las familias norteamericanas  para educación superior elaborados por la Reserva Federal del Banco de New York, es del 29,7%. Ambos sistemas son insostenibles, y de no plantearse cambios en profundidad, las propias universidades irán fagocitándose entre ellas mismas, hasta que finalmente solo queden unas pocas en los próximos 40 años.  



Esta línea de opinión, plantea la posición más agresiva del cambio, en base a la propia incapacidad de las estructuras políticas de las Instituciones académicas, para asumir el cambio y la transformación de las Universidades. No hace falta irse muy lejos para ver como las propias instituciones Universitarias, ofrecen resistencias a procesos de transformación de los modelos didácticos, empeñándose en rescatar aún la vieja escuela y no siendo capaces de entender e integrar algunos de los cambios de paradigmas más significativos que ya han transformado a la sociedad y a la economía de los Estados modernos.




Alberto García-Lluis Valencia
Director General VKMC,SL
Strategic Consulting Education & Labor Market

jueves, 3 de enero de 2013

Las Universidades Públicas ¿Una institución en extinción?

Revisión: 1.01

Para crear un mercado de trabajo competitivo, es necesario disponer de un sistema educativo no solo competitivo, sino flexible y continuamente alineado con la realidad Social, y Económica.

En 2012 la consultora Internacional Ernst&Young publico un informe que ha generado una gran revuelo sobre el futuro de las Universidades en Australia, en el que asegura que si no cambian su modelo de forma Inmediata en 10-15 años será insostenible.

 Se recomienda su lectura.


Hace unos pocos días la revista The Economics, publica un articulo muy interesante con el título "The Learning new Lessons", en el que también se plantea de una forma muy parecida a la que lo hace Justin Bokor desde Ernst&Young.

En el articulo, es Sebastian Thurn, Ingeniero jefe de Google X, quien se atreve a vaticinar que como consecuencia de este proceso de cambio que estamos viviendo y en como se está transformando la forma de aprender y de enseñar, en 50 años solo quedaran 10 universidades en todo el mundo.

Lo cierto es que desde hace tiempo se viene poniendo en tela de juicio, la calidad y la utilidad de los estudios superiores en muchas universidades. Esa famosa titulitis, parece que ha contribuido a  depreciar el valor de los títulos universitarios. En este sentido, recomiendo la lectura de otro artículo de la revista The Economics Is higher education a bubble?”


Lo cierto es que las Universidades han tenido un papel importante en la más reciente Historia de cada uno de los países, y en concreto en España.  Pero ese papel que valió para extender los estudios superiores a lo largo y ancho del territorio, valiendo para reducir las diferencias de cohesión social, hoy queda en entre dicho. Los licenciados que hoy están en el paro son los frutos maduros de un sistema de educación superior que ha programado a varias generaciones de profesionales, para trabajar en una única empresa. y cuando salen de ella, hoy tienen verdaderos problemas de reincorporación al mercado laboral. El modelo de educación superior que estamos desarrollando es obsoleto, caro, pero sobretodo está mal enfocado, sobre las necesidades de un mercado Global.

Lo cierto es que no es nuevo, desde este Blog, llevamos varios años indicando la necesidad de cambiar la forma de pensar en la educación superior. La necesidad de adaptarse a un cambio de paradigma educativo, menos holístico y más orientado a los learning-outcomes, a través de las competencias. Lo cierto es que desde la Unión Europea ya se viene marcando el camino a recorrer  a través de Bolonia, pero las Universidades Públicas españolas son las más rezagadas en esta adaptación. Dicho sea de paso, las centenarias universidades europeas, son lentas y reacias a estos cambios, ya que suponen cambios profundos que no todas están dispuestas a asumir.

Los Informes de expertos en el área de Educación están poniendo en evidencia al propio modelo de universidad pública. Universidades que gestionan presupuestos de varios cientos de millones de euros, y que no logran destacar entre las 100 mejores universidades a nivel mundial.

¿Que es lo que está pasando?

Para hacernos una idea más cercana a la realidad conviene analizar algunos de los presupuestos de universidades Públicas en España.

En las Partidas de Ingresos:

El CAPÍTULO 3, recoge los ingresos por actividad de las Universidades.

El % refleja el peso que tiene esta partida sobre el Gasto los Ingresos totales del ejercicio, por universidad.



Fuente: elaboración propia.

Nota: 
Precios Públicos: Se trata de prestaciones pecuniarias que se dan a una entidad pública por servicios o actividades que también se realizan por parte del sector privado y cuya solicitud es voluntaria. (Matrículas Universitarias).
Tasasson tributos que pagamos por que utilizamos para nuestro beneficio privado un bien público, porque la administración nos da un servicio o porque se realicen actividades en régimen de derecho público.

El CAPÍTULO 4, recoge las Subvenciones Públicas que reciben las Universidades Públicas:



Recogen las Subvenciones Públicas que reciben las Universidades.


En las Partidas de Gasto:

Capitulo 1: Gastos de Personal



Capitulo 2: Gastos Corrientes y Bienes y Servicios.

En este resumen, vemos como todas las Universidades analizadas, sin las subvenciones son deficitarias, y empresarialmente inviables.


En este post he preferido obviar el análisis que se han realizado más en detalle sobre algunas universidades españolas. Si bien cabe citar, que la UCM, además acumula una deuda a proveedores de 150 Millones de Euros, de los cuales según registra en su informe, la Comunidad de Madrid  le adeuda unos 50 Millones de Euros, este gasto no queda compensado con los presupuestos 2012/13.

La totalidad de las Universidades Públicas Españolas, están operativas gracias a las Subvenciones Públicas que el Ministerio de Educación, que ya sea de forma Directa o Indirecta a través de las CC.AA. se les concede a las Universidades.

A nadie le cabe la menor duda, sobre la importancia de la educación superior en un modelo económico basado en el Conocimiento. Y que la educación superior, es una inversión que realiza el Estado, a largo plazo para tomar sus intereses a través del sistema fiscal (tributaciones Directas e Indirectas), Impuestos de Sociedades, Tasas Públicas, y Contribuciones alas Cotizaciones a la Seguridad Social. A nadie se le escapa tampoco que cuanto mayor sea el capital humano de una sociedad, mayor serán sus retribuciones, y por consiguiente si la presión fiscal no es muy alta, mayor será la recaudación pública.

De ahí, que el sistema Público de Educación Superior, sea estratégico para cualquier nación que quiera garantizar un modelo sostenible de Estado del Bienestar.

Pero, para que una universidad pueda ofrecer unos precios públicos accesibles a la sociedad para cursar una titulación superior, al tiempo que su gestión pueda ser sostenible desde el punto de vista de la Gestión de la Universidad, y competitividad de los programas que imparte, queda meridianamente claro que con el modelo actual de Universidad Pública es imposible.

La gestión Pública de las Universidades, adolece de una serie de paradigmas de la propia Gestión Pública que lo hacen por sí misma ineficiente, ya que consideran que en su naturaleza deben ser deficitarias, así lo eran los viejos rectores de la universidad, cuando se incorporaron como profesores, los que hoy son rectores, y así esperan que sigan siendo sine die.

Pero las cosas han cambiado, a pesar de las restricciones presupuestarias, hay universidades que este año 2012 han subido el salario al personal docente y altos cargos de la Universidad. Los salarios medios de un Rector de Universidad, está entorno a los 100.000€ anuales. Hay universidades que tienen aprovisionado para salarios alta dirección 1.150.000€. Este tipo de comportamientos, sin elevar excesivamente los costes de personal de las universidades, supone un mal ejemplo de un gestor de un ente público. Ya que su salario, no viene de lograr que la Universidad que representa, tenga una gestión ejemplar y logre ser rentable, nada más lejos de la realidad, todas son deficitarias, MUY DEFICITARIAS. Y ese dinero sale de los impuestos de todos los españoles, y habiendo tantos españoles necesitados de ayudas, que haya gestores que ganan lo que no son capaces de lograr con sus universidades, puede ser considerado amoral.

Es evidente que aunque no haya un marco legislativo que fije los salarios máximos de los Rectores de las Universidades, estos deben guardar cierta coherencia con que son instituciones deficitarias y de carácter público. Al igual que se va a fijar próximamente el salario máximo de los Alcaldes de toda España, en 68.000 € año, algo así se debería de realizar con los rectores.

Pero para hacer que las Universidades Públicas sean sostenibles y que esto afecte a los precios públicos, se han de explorar nuevas iniciativas que han de comenzar por cambiar muchos de los paradigmas que desde el Ministerio, las CC.AA. y las propias Universidades mantienen como parte de esa herencia cultural de la Función Pública.




Nuevas ideas, para una nueva Universidad.

Los ingresos por actividad docente, son los que deben fijar el techo de gasto de las Universidades.
Para ello es interesante analizar el Coste por crédito ETCS, y su desviación con el precio público.

Por lo tanto hay dos opciones, o reducir costes, o aumentar ingresos (y que este sistema no sea a través de subir los precios públicos más de lo permitido por ley.)

Posiblemente la solución final  deba ser una combinación de ambas:

a. Se ha de reducir los costes medios por crédito ETCS:  posiblemente haya que replantearse los sistemas didácticos de las Universidades Públicas. Y pasar de los sistemas 100% presenciales, a sistemas Blended Learning, o eLearning en aquellas asignaturas y carreras que esto sea posible. 

[Efectos que esto debería tener]
  • Esto puede suponer un ahorro en 2 años del 14%, en 5 años del 50% y en 10 años del 78%. 
  • En una primera fase, supondrá una reducción del número de personal docente. Habrá que cambiar la estructura y dinámica de trabajo, ya que habrá que pasar el material didáctico a formato eLearning o Blended Learning, y además habrá que hacerlo teniendo en cuenta los nuevos paradigmas de los learning-outcome.
  • En una segunda fase, los nuevos contenidos didácticos podrán ser comercializados en diferentes formatos, y en circuitos no solo universitarios. Centrarse en Formación in-house en empresas y gran público.
  • Por otro lado la necesidad de establecer un sistema de educación superior A y B, encuadrados en el Lifelong Learning Plan (LLLP), veremos que las universidades deberán crecer en su oferta formativa (si renuncian a hacerlo serán los sectores privados quienes se posicionaran en este segmento.)  

b. Las Universidades, deben Especializarse y Diferenciarse: Actualmente en este año, hay más de 2.400 títulos de grado accesibles desde las las universidades españolas. Pero aún la mayoría los cursos son generalistas. Hay más de 40 titulaciones generalistas de ADE, de Económicas, de Enfermería, de Derecho, etc. En el futuro cada Universidad deberá identificar dónde está mejor posicionada para ofrecer un valor agregado mayor (Ventaja Competitiva). En un mercado Global, se compite a nivel mundial.


[Efectos que esto debería tener]
  • La especialización debe suponer la adaptación de contenidos a sectores específicos, y actividades muy concretas, analizando su proyección y evolución a lo largo de la vida laboral de un profesional. 
  • Los contenidos didácticos deberán plantearse en píldoras formativas de 1 a 3 créditos ETCS. Estas píldoras formativas, deberán ser evaluables y certificables, se podrán acumular en el   tiempo, 60 créditos ETCS, se pueda acceder a un título de Master en cualquiera de sus modalidades. VKMC recientemente ha propuesto a los Ministerios de Empleo y Educación que en el futuro se proponen que hayan: Master D - Técnico Especialista-; Master C -Técnico Ejecutivo-; Master B - Director General-; Master A -Presidentes y/o Consejeros-. 
  • Será necesario que las Universidades establezcan vínculos muy estrechos con las empresas de los sectores que representan, para poder identificar tendencias y nuevas necesidades, ya que cada 3 años el conocimiento especializado se devalúa a gran velocidad. 
c. Crear una Central de Compras: Entre el 9% y el 15% del gasto de las Universidades pertenecen al capítulo 2: Gastos Corrientes y Bienes y Servicios. Estamos hablando de un gasto medio por universidad de 45 millones de euros anuales.  Estas partidas se podrían optimizar, si se centralizaran todas las compras a nivel Autonómico o mejor aún, desde el Ministerio de Educación, o desde el de Economía y Hacienda. El ahorro que la Central de Compras puede trasladar a las universidades puede suponer entre el 17% al 31% (aproximadamente un ahorro de unos 360 millones de Euros).

[Efectos que esto debería tener]
  • Las Centrales de Compras deben suponer una gestión profesionalizada. al margen de la política y de los políticos, que deben rendir cuentas al Tribunal de Ctas, y ser dotado de la máxima transparencia en su gestión.

El futuro de las Universidades Públicas Españolas, dependerá en gran medida de las decisiones que se adopten hoy. Ya no es una simple cuestión de si modelo público o no, es una cuestión de dotar a la Universidad Pública de una estructura operativa, profesionalizada, que la permita adaptarse con agilidad a las necesidades de una sociedad que demanda, de forma sostenible. Si no se entiende así habrá nuevas iniciativas privadas que terminarán de rematar el concepto de Universidad Pública.

En 2020, las universidades que ofrezcan servicios de formación, habrán cambiado profundamente, esto supondrá la necesidad de revisar el perfil profesional del docente universitario, y de las técnicas y tecnologías orientadas a la educación.



Alberto García-Lluis Valencia
Chief Knowledge Consultant
Expert in Education&Labor Market
Madrid, 3 de enero de 2013.