________________

domingo, 25 de septiembre de 2016

La Transformación Digital de la Banca: el Banco Digital del Futuro ( II Parte)



En la primera parte de este artículo, se hablaba de los diferentes proceso de transformación por lo que la banca ha pasado, y más concretamente de la evolución del dinero digital que introdujo la banca en los años 60.


También se ha prestado atención a conocer más sobre eso de la evolución del dinero digital de la versión 1.0 (dinero de plástico) al 2.0 (Cryptocoins), y el papel revolucionario que va a tener este entorno a los Smart Contracts. (ver artículo I)

Una mejora y amplia variedad de soluciones de pago virtuales, junto a unos interfaces más dinámicos e intuitivos han logrado generar una experiencia del usuario satisfactoria, todo ello hace pensar que en breve habrá más países que irán descolgándose del dinero físico y se pasará al dinero digital.

Esto ya es una realidad en varios países africanos, donde una nula o mínima red de oficinas bancarias ha facilitado que muchos operadores de telecos hayan encontrado en este tipo de servicios un negocio rentable y con gran expansión.

El caso de EVC Plus ha logrado que a través de los móviles no solo se pueda ingresar en la cuenta del móvil ingresos, nominas, sino que permite hacer transferencias y pagos de recibos (agua, luz, impuestos, comida, educación, o sanidad). En Somalia más del 51% de la población disponen de una solución móvil de dinero digital, este hecho ha logrado que haya sido uno de los primeros países del siglo XXI donde el chelín somalí (su moneda) prácticamente ha dejado de circular por el uso del dinero digital.



Otras soluciones como la que plantea Safaricom (filial de Vodafone) es M-Pesa, fue patrocinado por el gobierno del Reino Unido a través del Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID) durante el período 2003-2007. Su implantación en Uganda, Tanzania, Ruanda, Afganistán y Kenia en 2011 han sido otro ejemplo  de éxito y rápida expansión de este tipo de soluciones.

Más recientemente, en enero de 2016 en Davos, el presidente de Deutsche Bank AG, John Cryan, soltó para sorpresa de la audiencia que "probablemente", las monedas y billetes desaparecerán en una década. En países como Suecia el 95% de las ventas realizadas,  se hicieron con tarjetas. Dinamarca ha anunciado que ya no emitirá más dinero físico (monedas), y que en determinados tipos de comercios se prohíbe el efectivo para realizar pagos en tiendas de ropa, gasolineras y restaurantes. Pues China también acaba de sumarse a esta moda y se estima que para el 2020 entorno al 50% de su población solo pagará con dinero digital a través de móviles.



Esta situación, que parece que es consensuada por la mayoría de los países plantea nuevas interrogantes que afectarán también de manera directa al futuro de la Banca Digital.


¿Que pasará con las Divisas? 

Si el Dinero pasa a ser digital (datos) todas la s divisas (monedas)  del planeta ¿tenderán a una moneda única?, o por el contrario ¿habrá una mayor divergencia de estas?

Esta es una de las preguntas que algunos analistas se están planteando desde hace tiempo. En el año 2000 con la entrada en funcionamiento de la moneda única en la zona Euro, sirvió de campo de ensayo para conocer en la práctica sus pros y contras. Dieciséis años después y tras una gran crisis queda en evidencia que para que una divisa sea compartida, a demás de una unidad monetaria se precisa también una unidad fiscal. 

Esto hace pensar que la convergencia de divisas, a una moneda universal,  no es un proceso fácil.
Incluso en los países más pequeños, donde sus divisas  guardan una paridad 1 a 1 con otras divisas de referencia, renunciar a su propia divisa significa renunciar a gestionar con soberanía su propia política monetaria. Incluso a pesar de que la mayoría de estas naciones rara vez han utilizado este instrumento político, supondría una transferencia de poder "gratuita" al banco central u organismo regulador que los disponga de la potestad para poder decidir  sobre la oferta monetaria y sus políticas deflacionistas y expansionistas 

Por otro lado, la proliferación de plataformas de tecnología cryptocoins  hace pensar que el dinero no deja de ser un valor de referencia (uno más) pero ni es el único ni lo será. Esto abre la posibilidad de que en estas plataformas se pueda negociar con granos de trigo, café, oro, cobre, (etc.) o con horas de trabajo en tareas concretas, o con monedas virtuales emitidas por bancos o consorcio de empresas, o con cualquier valor objetivo que sea aceptado entre las partes, para lo cual deberá ofrecer un nivel consensuado de consistencia operativa. Todo esto, me anima a pensar que la idea de una moneda única planetaria, sea un proyecto posible en los próximos 50 años.

Por el contrario, la suma de las interacciones de todas estas divisas o referencias de valor, desde una o varias plataformas que operen simultáneamente con ellas, y que ajusten su valor en tiempo real, terminaran por tener un efecto similar en el largo plazo al de una divisa única, que se ajusta automáticamente a las fluctuaciones del mercado y que queda protegida del control único de unos pocos frente al resto.



Océanos Azules o Agujeros negros.

Todos los cambios que hemos visto hasta ahora deberían trasladar a los Banco un protagonismo singular. El problema es que este protagonismo no lo van a retener los bancos por el mero hecho de ser Bancos (quienes piensen que si están acabados.) Este protagonismo  lo tendrán los Bancos, los operadores de telecos, las grandes plataformas de comercio digital, o de comunicación o cualquier otro que logre saber como hacer las transición de su negocio actual, a  un nuevo negocio donde el conocimiento de los hábitos, costumbres, y preferencias de sus clientes sean interpretados en clave de oportunidades de negocio potenciales.

Otra vez más, en este escenario los bancos disponen de betas-mineras (gold-data) de información de las más cotizadas junto a los operadores de telecos. Empresas como Google, Amazon, Alibaba, Facebook, Apple u otros similares triplicarían o quintuplicarían sus cifras de negocio si dispusieran de esa información.

Los Bancos Digitales del Futuro deberán estar dispuestos a entender que su negocio ha cambiado, y que las empresas Digitales que triunfan (llámense bancos, telecos, tecnológicas, de alimentación, turismo, farmacéuticas o lo que sea)  son aquellas que están explorando permanentemente nuevas formas de innovar el valor de TODO lo que pueden necesitar sus clientes.

El modelo de banca tradicional está muerto, recientemente el MIT ha publicado "El manifiesto de la Banca Digital." En el se plantea abiertamente que a pesar de los esfuerzos de muchas entidades financieras por adaptarse al nuevo paradigma de la Banca Digital, muchos de los esfuerzos realizados no están yendo en la dirección adecuada.

"Banks are trying to be cool and hip and build super cool digital front ends...
 But it’s like putting lipstick on a pig - ultimately it’s still a pig and the new 
front end is still running into an awful digital back end."


Mark Mullen, Chief Executive Atom, Durham, UK


Entender el concepto de Empresa Digital -automatizar los procesos productivos y centrarse en el diseño y realización de nuevas propuestas de valor-  es esencial para entender dónde comienzan a situarse los Océanos Azules y los Agujeros Negros. 

Empresa Digital: Son empresas que integran en el mayor número de sus eslabones de la cadena de valor, procesos automatizados y digitalizados. Esto les permite centrar el mayor tiempo del trabajo de sus profesionales en idear con creatividad permanente: nuevos servicios; nuevos productos; nuevos procesos; nuevos mercados y nuevos negocios.

En los entornos Digitales los procesos de trabajo centrados en la productividad están condenados al fracaso, ya que es imposible competir con personas contra los costes marginales próximos a cero, que generan las tecnologías. El éxito se ubica en la innovación permanente de valor en entornos digitales.

Esta realidad, hace que en el liderazgo de la creación de valor ya no dependa tanto del sector económico donde se ha venido realizando la actividad económica en los últimos años. Sino del talento y capacidad de desarrollar y liderar proyectos estratégicos, sobre buenas ideas. Saber combinar con maestría las nuevas posibilidades que la tecnología posibilita junto a los retos de la creatividad será la receta maestra para lograr liderar nuevos mercados.


El Talento, el activo más valioso de los Bancos Digitales.

El gran reto de la Banca Digital es lograr una transición del negocio tradicional al Digital, sin perder en el camino a los profesionales con mayor talento. Este proceso de transformación digital plantea importantes retos, que una gran parte de las actividades de ese negocio van a desaparecer, y con ellas los puestos de trabajo asociados. Pero por el contrario van a surgir nuevos perfiles profesionales que deberán desempeñar en este proceso un papel importante.


Innovadores:
Profesionales centrados en procesos de innovación de valor, que han de explorar y abrir nuevos retos.
Su principal misión es la de diseñar y crear valor en: Producto; Servicio; Procesos; Mercados; y Negocio.

Maximizadores. 
Profesionales centrados en exprimir todo el jugo a procesos, situaciones y oportunidades.

Optimizadores.
Profesionales con capacidad analítica tanto en la interpretación de datos como en el comportamiento de seres vivos y objetos, que sean capaces de encontrar las variables que producen los mejores resultados para el negocio, la sociedad y los procesos.

Inflexionistas
Profesionales con capacidad de previsión, que pueda adelantar antes de que sucedan los puntos de inflexión de los cambios, antes que los demás.

Desmanteladores
No sólo se trata de abrir nuevos caminos, sino de cerrar los antiguos, es decir, ser capaz de hacer decrecer las viejas industrias sin causar estragos en la sociedad.

Creadores de sinergias:
Profesionales con capacidad de diseñar sistemas y modelos de negocio basados en las  economías a escala o economías de campo.

Corredores del tramo final. 
La tecnología, por lo general, alcanza un punto en el que las ganancias decrecen cuando se intenta alcanzar al usuario final. El trabajo de estos consistirá en solucionar dichos problemas.

Contextualistas
Los capaces de entender el entorno en el que cada nueva tecnología operará.

Éticos. 
Las nuevas tecnologías generarán nuevas y cada vez más complejas preguntas, y alguien deberá responderlas.

Filósofos. 
Aquellas compañías que consigan imponer su filosofía y su visión del mundo al resto del mercado serán las que triunfen.

Teóricos. 
Primero viene la teoría, y más tarde, el producto.

Legacistas. 
Alguien debe preocuparse por las generaciones que nos sucederán.