________________

martes, 30 de julio de 2013

Dime cuanto valor eres capaz de crear y te diré lo que puedo pagar por ti.

Una de las cuestiones que siempre se han comentado en el trabajo, son las cuestiones relativas a lo que valemos, y lo que nos pagan en las empresas. En muchos casos, por no decir el casi la totalidad de ellos, desconocemos un concepto que es esencial a la hora no solo de contratar a un nuevo profesional, sino a la hora de mantener nuestro trabajo actual.

Un concepto que adquiere un valor especial, es el de Coste Laboral.


¿Qué es el Coste Laboral?

Se entiende por coste laboral, el conjunto de obligaciones que un empresario asume por cada trabajador que contrata. Este va más allá de las propias de la retribución salarial del trabajador, ya que el empresario ha de asumir una serie de pagos por cada trabajador que ha de realizar a la Agencia Tributaria, y a la Tesorería General de la Seguridad Social. La suma de todos ellos es lo que se denomina Coste Salarial.


En esta tabla se puede ver como con un salario de 957,73€ mes, lo que equivale con pagas extra 13.572,30€ al año, como salario neto. La empresa tiene un coste en el primer año, de 20.134,50€.  Una tercera parte lo que recibe el trabajador, la empresa lo paga al Estado en forma de Impuestos.


Además al Coste Salarial, los empresarios han de añadir el Coste de Despido que marca la Ley, en el caso que la empresa tuviera que liquidar a todo su personal. Este incremento del coste, se ha de tener en cuenta incluso cuando la empresa no tenga pensado despedir a nadie, pero como se considera una una obligación, esta debe tenerlo siempre en cuenta.


Cuando el Coste Salarial, incluido el coste de despido, se estima a lo largo del tiempo, se puede observar que su comportamiento no es lineal, sino exponencial, por los efectos que tienen la revisión permanente del IPC, y como este afecta de forma directa a la base de cotización de la indemnización, por cada año trabajado.


Si analizamos la progresividad del Coste Laboral + Coste por Despido, vemos como este crece exponencialmente a medida que se acumulan años de trabajo en la empresa. Esta es una de las explicaciones para entender como una legislación laboral ten rígida como la que tenemos  haya hecho que las principales víctimas de los despidos de esta crisis hayan sido los profesionales que menos tiempo llevaban en la empresa y las mujeres junto a los jóvenes.



En tiempos de Crisis, donde la incertidumbre en el corto plazo, es muy alta y la aversión al riesgo también lo es, la estructura del Coste Laboral sigue siendo un obstáculo para nueva contratación.

Con la reforma laboral RD 3/2012, los costes de despido se abarataron de los 45 días a los 33 días por año trabajado. Aún y así, las empresas que pueden contratar  ven el coste laboral una barrera que frena la contratación indefinida.

Toca el momento de abaratar los Costes Laborales. Esta será sin duda una de las tareas prioritarias del Ministerio de Empleo y la Seguridad Social.

Nota: Sería un error garrafal hacerse eco de las voces que apuestan por abaratar los Costes Laborales, vía reducción salarial, o devaluar al Capital Humano. Este tipo de medidas tendrían consecuencias devastadoras para nuestra economía y nuestro desarrollo social. Por lo tanto no somos partidarios de Copy&Paste de soluciones alemanas como los mini jobs.  

Apostamos por soluciones nuevas, que permita operar con eficiencia entre todos los players del mercado de trabajo, que garanticen la base salarial, y que fomenten la competitividad del Capital Humano como principal activo de crecimiento. La transferencia de capital a la sociedad vía salarios, es el principal motor de la recuperación de la demanda interna, y por consiguiente de la recuperación del consumo y el empleo. 

Por lo tanto el abaratamiento de los costes laborales, nunca puede venir vía salarios. Ha de plantearse soluciones retadoras, que permitan que un abaratamiento de los costes laborales vía reducción impositiva permita reducir los costes de contratación y generar un efecto renta, que anime a la nueva contratación.


Alberto García-Lluis Valencia
Expert in Educaction & Labor Market

No hay comentarios: